Recopilar datos es una tarea que se realiza desde tiempos inmemoriales con el fin de comprender lo que ocurre a nuestro alrededor; medimos parámetros como el tiempo, la distancia, la temperatura…

Lo mismo ocurre en las líneas de producción, la captura ilimitada de datos de fabricación, productos y logística permiten tomar mejores decisiones y aportar valor en toda la cadena de producción. Los equipos que permiten capturar todos estos datos son los sensores. Es necesario que los sensores sean fiables y robustos a la hora de capturar datos en las líneas de producción para poder afrontar la diversidad y posibles cambios de los procesos.

¿Qué es un sensor?

Los sensores son dispositivos que permiten recopilar datos, de forma masiva, generados en cualquier proceso de una línea de producción u operación logística, entre otras.

Los sensores son a las máquinas lo que los sentidos a las personas. La información que recogen permite que las máquinas sean más inteligentes. Para obtener está información es necesario filtrar y procesar los datos obtenidos de los sensores.

Los sensores les dan a las máquinas la capacidad de ver, detectar y comunicar de una manera más inteligente, clasificando e interpretando toda esta información. Además de realizar un control de las máquinas y los procesos, la información que proporcionan los sensores permite supervisar estos sistemas de producción y detectar o prevenir posibles fallos. Pueden aportar transparencia a los flujos de materiales, y procesos y optimizarlos. Los procesos pueden ser más eficientes. Por ello, los sensores son una parte muy importante de la automatización y digitalización de las fábricas. En definitiva, permiten:

  • Examinar cómo funcionan las máquinas en tiempo real.
  • Localizar fallos en la fabricación y/o funcionamiento.
  • Estudiar cada proceso en pro de encontrar soluciones que permitan ahorrar tiempo y/o dinero.

La información se convierte en el valor más importante, que nos permite la correcta toma de decisiones en tiempo real. Los diferentes tipos de sensores en líneas de producción, nos proporcionan esa información que nos permite alcanzar la calidad deseada en nuestros productos. 

Tipos de sensores que podemos encontrar en las líneas de producción

La evolución de los sensores ha hecho que podamos clasificar los tipos de sensores que existen en dos grupos diferenciados: sensores convencionales y sensores inteligentes. Los sensores convencionales simplemente aportan los datos, sin realizar ningún tipo de procesamiento de los mismos para extraer información relevante. Por otro lado, los sensores inteligentes, son los que procesan los datos y obtienen información relevante: parámetros fuera de rango, evolución temporal de los mismos, o conectividad en red para el almacenamiento de datos.

 Algunos sensores que podemos encontrar en las líneas de producción

Existen muchos tipos de sensores que permiten recopilar todo tipo de datos y medir diferentes parámetros. Los sensores de proximidad pueden ser de distintos tipos capacitivos, inductivos, fotoeléctricos o magnéticos y detectan el movimiento. Los sensores de temperatura permiten medir los grados en un ambiente, máquina, producto… Además, estos tipos de sensores en líneas de producción, se utilizan para garantizar un funcionamiento óptimo y seguro.

También existen sensores para controlar distintos parámetros de fabricación que pueden resultar útiles en distintos procesos. Existen muchos de humedad, grasa, proteína, grado de tostado, espesor, gramaje… Estos sensores se basan en diferentes tecnologías.

Otros sensores que se utilizan ampliamente en la industria son los sensores de presión, sensores de nivel o sensores de vibraciones o de velocidad.

Además de todos estos tipos de sensores, las cámaras de visión artificial también son sensores que aportan datos e información sobre los procesos. Los sistemas de visión son sensores inteligentes que captan imágenes para detectar acciones, posiciones, defectos etc. Son inteligentes ya que son capaces de generar respuestas ante la información que obtienen de las imágenes.

Sensores para la mejora de los procesos productivos

La aplicación de sensores en los procesos de producción consigue aportar un grado más de automatización La automatización debe ser flexible para adaptarse a los diferentes productos y variantes que se producen en una misma línea. Las plantas de fabricación deben ser flexibles y adaptables. Hay una gran cantidad de productos, cada vez más, las fábricas producen una gran diversidad de productos, los lotes cada vez son más pequeños y más variables. Esto aumenta con la personalización de producto para cada cliente, por lo que, los sensores que permiten automatizar estos procesos productivos deben ser capaces de adaptarse y ajustarse a cada situación.

Analizando los niveles de producción actuales, se presentan cuatro retos industriales a los que la sensórica puede aportar soluciones automatizadas más optimas.

  • Mejora de control de calidad: Cada vez se produce más cantidad de productos y se hace más complicado comprobar la calidad de estos productos de forma manual. Los requisitos de calidad son también cada vez más altos y existe la necesidad de hacerlos más eficientes. Por ello, se requiere la detección automática de fallos y la obtención de todos los datos posibles de los productos y su producción. Esto se obtiene mediante sensores de todo tipo.
  • Automatización más flexible: Es necesario que la producción y la gestión logística se adapte rápidamente y de forma rentable a las posibles necesidades o cambios que puedan surgir en un proceso productivo. Para ello se utilizan sensores inteligentes que mediante el análisis de datos son capaces de adaptar la producción a las necesidades.
  • Seguridad en los entornos de trabajo: La interacción entre personas y máquinas debe realizarse de forma segura teniendo en cuenta la seguridad y la ergonomía del entorno de trabajo. Haciendo las máquinas mas inteligentes mediante sensores, se convierten en un colaborador más que interactúa con las personas y se encarga de tareas peligrosas o repetitivas que no aportan valor al producto final.
  • Seguimiento y trazabilidad: los sensores permiten mejorar la forma de identificar y realizar el seguimiento  de los productos a lo largo de cualquier proceso productivo. La trazabilidad es importante desde la producción, pasando por el transporte y la entrega a cliente. El flujo de materiales ha de ser transparente para tomar decisiones con mayor rapidez.

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros! 
Contacto
close-link