La generación y acumulación de residuos electrónicos se considera uno de los problemas con mayor prioridad a nivel mundial debido al impacto medio ambiental que provoca. Se ha convertido en un hecho habitual ver imágenes de playas y océanos, ríos y paisajes montañosos llenos de basura generada por el ser humano. En este post te contamos el estado actual del reciclaje de desechos eléctricos y electrónicos a nivel industrial.

¿Qué es el E-waste?

Los E-waste o chatarra electrónica hacen referencia a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y se definen como todos los elementos de equipos eléctricos y electrónicos (EEE) que su propietario ha desechado sin la intención de su reutilización (Step Initiative 2014). Otras abreviaturas de RAEE son WEEE (Waste Electrical and Electronic Equipment), residuos o desechos electrónicos.

Categorías del E-waste

La definición de desechos electrónicos es muy amplia y abarca 6 categorías en la que encontramos una amplia gama de productos, desde casi la totalidad de los elementos domésticos hasta dispositivos comerciales con circuitos, componentes eléctricos con alimentación o suministro de batería. Debido a este amplio abanico de posibilidades, los desecho eléctricos y electrónicos se clasifican en las siguientes categorías: 

  1. Equipos de intercambio de temperatura, como equipos de refrigeración, congelación, acondicionadores de aire y bombas de calor.
  2. Pantallas y monitores, incluye televisores, monitores y ordenadores portátiles.
  3. Lámparas, incluye lámparas fluorescentes, de descarga de alta intensidad y LED.
  4. Equipos grandes, como lavadoras, secadoras de ropa, lavaplatos, estufas eléctricas, máquinas de impresión grandes, equipo de copiado y paneles fotovoltaicos.
  5. Pequeños equipos, como aspiradoras, microondas, equipos de ventilación, tostadoras, hervidores eléctricos, máquinas de afeitar eléctricas, básculas, calculadoras, equipos de radio, cámaras de video, juguetes eléctricos y electrónicos, pequeñas herramientas eléctricas y electrónicas, pequeños dispositivos médicos, pequeños instrumentos de monitoreo y control.
  6. Pequeños equipos informáticos y de telecomunicaciones, donde se incluyen teléfonos móviles, sistemas de posicionamiento global (GPS), calculadoras de bolsillo, computadoras personales e impresoras.

Cada producto de los 6 grupos tiene una vida útil determinada, lo que significa que cada categoría tiene diferentes cantidades de desechos, valores económicos, así como posibles impactos ambientales y para la salud, si no se reciclan de manera adecuada.

¿Cuántas sustancias componen los E-waste?

La corriente de residuos sólidos de E-waste se compone de una mezcla compleja de más de 1000 sustancias. Contienen metales preciosos, entre ellos oro, plata, cobre, platino y paladio, y también metales comunes tales como hierro y aluminio, junto con plásticos, que pueden reciclarse. Los AEE también contienen tierras raras y metales peligrosos y escasos. Entre los materiales comunes peligrosos que contienen se encuentran los metales pesados (tales como el mercurio, el plomo y el cadmio) y productos químicos (tales como los CFC/clorofluorocarbonos o diversos materiales ignífugos).

Por ejemplo, solo en un teléfono móvil podemos llegar a encontrar más de 40 elementos de la tabla periódica como se señala en la foto. No obstante, según el Global Monitor, una placa de circuitos electrónicos puede llegar a contener hasta 60 elementos, muchos de ellos valorizables.

Foto para uso no comercial de Compound Interest

Situación actual de la generación de E-waste

La cantidad de desechos electrónicos generados cada año según el informe “The Global E-waste Monitor 2017. Quantities, Flows, and Resources” va en aumento. Principalmente se debe a los siguientes hechos: 

  • La sociedad global de la información se desarrolla a gran velocidad, caracterizándose por tener un número creciente de usuarios y por rápidos avances tecnológicos que impulsan la innovación, la eficiencia y el desarrollo social y económico. En 2017, casi la mitad de la población mundial usaba ya internet y la mayoría de las personas en el mundo tienen acceso a redes móviles.
  • Muchas personas poseen más de un dispositivo de tecnología de la información y la comunicación (TIC), cuyos ciclos de reemplazo son cada vez más cortos.
  • Los ingresos y la capacidad económica de muchos países en desarrollo están aumentando y , con ello, el gasto de la clase media mundial (en crecimiento) en tecnología, lo que genera más desechos electrónicos.

Procesos actuales de valorización de E-Waste

Existen pocas empresas capaces de reciclar y reutilizar los desechos que gestionan. Una de las principales causas es la gran inversión que necesitan para adaptar o habilitar instalaciones que lleven a cabo el reciclaje y la extracción de elementos valiosos de los residuos electrónicos generados, con la finalidad de que se puedan reutilizar.

En la actualidad, se pueden agrupar en dos bloques: 

  • Industrias pirometalúrgicas. Emplean los procesos tradicionales para la recuperación de metales, que incluye incineración, fundición en horno de arco de plasma, alto horno y fundición.
  • Industrias hidrometalúrgicas. Este tipo de empresas utilizan procesos de recuperación de metales que incluye dos etapas: lixiviación química (solubilización de metales de WEEE con reactivos químicos acuosos en lixiviados) y recuperación selectiva de los metales disueltos en los lixiviados.

Ventajas del reciclaje de residuos eléctricos y electrónicos E-waste

No solo hay que tener en cuenta el impacto de los desechos electrónicos sobre el medio ambiente, sino que también el componente económico.
Las principales ventajas son: 

  • Ahorros económicos: el valor total de todas las materias primas presentes en los desechos electrónicos se estima en aproximadamente 55 mil millones de euros en 2016, que es más que el Producto Interno Bruto 2016 de la mayoría de los países del mundo. Realizando una correcta valorización de los E-waste es posible obtener beneficios por los elementos que se recuperan.
  • Beneficio para el medio ambiente: la valorización de los E-waste permite evitar que los residuos terminen en el medioambiente sin control, generando contaminación de los acuíferas, playas y la intoxicación de distintos animales.

¿Cómo reciclar un E-waste?

Los modelos de economía circular deben adoptarse para motivar un mejor diseño de los componentes, el reciclaje, la reutilización, etc., mientras se excluye la contaminación ambiental. Por lo tanto, el concepto de economía circular ofrece enormes oportunidades económicas y de empleo para la gestión de los desechos electrónicos.

¿Quieres aplicar la valorización de residuos industriales en alguno de tus Proyectos? ¡Contacta con nosotros!

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros!
CONTACTO
close-link