Seguro que ya conocéis qué es la Industria 4.0, sus beneficios, aplicaciones y cómo encaja dentro de la Automatización Industrial. En este post os contamos cómo va a ser el trabajador del futuro (y el presente) ya que va a tener que ser conocedor de las tecnologías 4.0 en profundidad.

¿Cómo afecta la Industria 4.0 a los trabajadores?

La Industria 4.0 afecta de manera distinta según el puesto de trabajo. Si bien es cierto que muchos puestos se automatizarán, otros nuevos se crearán como programadores, desarrolladores, ingenieros de automatismos y sistemas, entre otros, donde se necesite rapidez, intuición y juicio de las personas, y se aporte un valor añadido.

Existe otro gran grupo de aplicaciones, en el que hay una estrecha colaboración entre las nuevas tecnologías y los operarios tradicionales de línea, como es el caso de los robots colaborativos, que ayudan con el trabajo tedioso, poco ergonómico y repetitivo a los operarios, dejándoles las tareas que requieren de las facultades anteriormente indicadas.

Otro concepto relacionado es la “digitalización del operario”, donde una serie de nuevas herramientas le permiten hacer sus tareas de una manera más eficiente. Por ejemplo, los sistemas de Realidad Aumentada pueden guiar en las operaciones y montajes que tiene que realizar el operario, indicándole los pasos a seguir y comprobando que los ejecuta correctamente. Podéis conocer un ejemplo de este tipo de Proyectos realizado por nosotros aquí.

¿Qué se requiere de un trabajador 4.0? Nuevas habilidades y conocimientos

Los trabajadores de la industria 4.0 requieren de nuevas habilidades y conocimientos.

Para los desarrolladores, programadores, ingenieros de visión artificial e ingenieros de automatismos y sistemas es clave conocer los distintos lenguajes y/o entornos de programación. Dependiendo del Proyecto, de los requisitos de la empresa y de lo “abierto o cerrado” que se quiera dejar el código, se utilizarán unos u otros.

Aquí os dejamos una lista de los más comunes (no todos tienen el mismo nivel de programación y uso, pero todas son herramientas muy útiles), pero hay muchos más:

  • Java
  • Python
  • C++
  • SQL
  • Lab View
  • Halcon

Un conocimiento muy valioso para un desarrollador de aplicaciones de Industria 4.0 es el ‘deep learning’  o redes neuronales. El conocimiento sobre este tipo de redes es necesario en los casos en que requerimos que el sistema pueda aprender de los datos que se le proporcionan. Las aplicaciones que se instalan, cada vez realizan tareas más complejas, por lo que este tipo de redes suelen ser necesarias. Ejemplos que utilizamos en nuestro día a día de redes neuronales son Siri, Cortana o el traductor de Google.

Entre las habilidades ‘soft’ están las siguientes:

 

  • Adaptabilidad: los lenguajes y entornos de programación cambian con rapidez y es necesario reciclarse continuamente para utilizar las mejores herramientas a nuestro alcance en cada momento.
  • Coordinación con el equipo: estas aplicaciones se suelen desarrollar en equipo y es imprescindible que haya una buena comunicación y fluidez en el trabajo para poder coordinar módulos de programación, comunicaciones del sistema, y su acople con las otras tecnologías.
  • Creatividad: para poder desarrollar nuevas aplicaciones, normalmente complejas, es necesario pensar creativamente y buscar soluciones alternativas no evidentes.
  • Ser crítico: para resolver los retos que se plantean, la habilidad de ser crítico y no quedarse con la primera idea se hace muy necesaria.
  • Inteligencia emocional: es necesario generar empatía y comunicación con el equipo de trabajo, así como con los usuarios de la tecnología para que el Proyecto pueda ser implementado y utilizado con éxito.

Para los operarios de línea que van a estar en contacto con un robot colaborativo, un sistema de visión artificial o un sistema de guiado para el montaje, se requerirá de una formación específica en la aplicación. Esta formación deberá permitir al operario conocer las seguridades del sistema, cómo debe ser la secuencia de trabajo o qué hacer en caso de error. De esta forma, el operario podrá utilizar el sistema con seguridad y confianza, evitando malos usos o sistemas apagados por desconocimiento.

Por ejemplo, las tareas secuenciales y repetitivas son una buena oportunidad para introducir la realidad aumentada en el proceso. De esta forma, se convierte en un proceso guiado reduciendo, en la mayoría de los casos, el tiempo de ejecución y los errores, aumentando la calidad en el producto final. Utilizando realidad aumentada se puede proyectar información en forma de texto, imágenes o vídeos que facilitan la tarea y reducen el tiempo de formación. Por otra parte, es importante proporcionar las herramientas y medios para usar este sistema y la formación adecuada para entenderlo y saber sacarle el mayor partido. En este link podéis conocer más detalles de un Proyecto en el que realizamos este trabajo.

La introducción de nuevas tecnologías en los procesos de fabricación requieren de una inversión de tiempo y recursos por parte de las empresas, tanto en el desarrollo adecuado de este tipo de aplicaciones como en la formación de sus empleados. Sin embargo, si se realiza de la manera correcta, puede reportar en grandes mejoras a nivel de calidad del producto, eficiencia de los trabajadores y beneficio para la compañía.

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros! 
Contacto
close-link