¿Qué es la crisis de los microchips? ¿Cuándo surge?

En los últimos meses, se ha hablado mucho de la crisis de los microchips y todos los problemas que está causando en múltiples sectores industriales, pero, ¿Qué es esta crisis y que problemas provoca?

Para empezar, los microchips son pequeñas estructuras compuestas de un material semiconductor, habitualmente silicio, necesarias en prácticamente todos los equipos electrónicos actuales. Por lo tanto, una situación de escasez de estos componentes puede provocar problemas en diversos sectores, tal y como está pasando en la actualidad.

Al igual que tantas cosas en los últimos tiempos, esta crisis comenzó con la aparición del Covid-19 y la pandemia resultante. Con el comienzo de las restricciones y los confinamientos, se produjo un increíble incremento de la demanda de microchips en todo el mundo. Esto fue provocado por los grandes cambios que tanto personas como empresas tuvieron que asumir para adaptarse a la nueva situación.

Por un lado, muchas empresas tuvieron que adaptarse al teletrabajo, siendo necesario, en muchas ocasiones, el uso de equipos portátiles. Por otro lado, debido a la situación de confinamiento, se produjo un gran aumento de la demanda de tablets, consolas y demás artículos electrónicos que pudiesen ofrecer una forma de entretenimiento en casa.

¿Cómo nos afecta?

Debido a la alta demanda de microchips semiconductores, se han producido 2 principales consecuencias.

Primero, la escasez de componentes para cubrir dicha demanda, lo cual provoca retrasos en la fabricación y montaje de componentes electrónicos, haciendo que, a su vez, haya una gran falta de stock de los productos que más dependen de estos componentes, como consolas, automóviles o tarjetas gráficas. 

En segundo lugar, la falta microchips, ha provocado una subida precios de los microchips disponibles, haciendo a su vez que aumente el precio de los productos finales. Además, ha provocado que para muchas empresas sea más difícil continuar con el ritmo producción previo a la pandemia.

Repercusiones de la escasez de microchips

Esta situación ha provocado un efecto en cadena que ha acabado afectando a muchos sectores que dependen del uso de equipos electrónicos. Por ejemplo, hay una gran dificultad para adquirir tarjetas gráficas, lo cual afecta a los campos de investigación de la Inteligencia Artificial e incluso al mercado de los videojuegos, por la falta de componentes para la fabricación de consolas.

Uno de los sectores que más se ha visto afectado por todo esto ha sido el de la automoción. A lo largo de los últimos años, se han introducido un gran número de diversas tecnologías en los automóviles (navegador, sensores de aparcamiento…). Esto, ha hecho que se empleen una mayor cantidad de microchips en esta industria de lo que se hacía hace algunas décadas. Al comienzo de la pandemia, debido a las restricciones y al cierre de fábricas, se redujeron los pedidos de semiconductores por parte de este sector. Sin embargo, debido al aumento de la demanda que se produjo en el resto de sectores, cuando las fábricas de automoción volvieron a ponerse en funcionamiento, no había suficientes componentes para mantener el ritmo de producción habitual. Provocando que las fábricas tuvieran que detener la producción habitual y una gran cantidad de retrasos.

Esta situación se ha extendido hasta el día de hoy y es previsible que se alargue durante todo 2022, y según algunos, durante mas años.

¿Qué se está haciendo para solucionarlo? 

Otra de las causas que ha contribuido a la crisis actual, ha sido el reducido número de fábricas encargadas dedicadas a la producción de semiconductores. Esto ya se consideraba un problema antes del comienzo de la pandemia, pero los acontecimientos de los últimos años, ha hecho que se agrave rápidamente.

Por este motivo una de las principales soluciones que se está intentando aplicar, es la creación de nuevas fábricas, tanto en Europa como en Estados Unidos, que contribuyan a aumentar la producción de microchips para así intentar cubrir la demanda.

En particular la UE, está preparando la financiación para que las principales compañías de microchips en Europa con el objetivo de crear nuevas instalaciones que contribuyan a duplicar la producción actual en el continente.

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros! 
Contacto
close-link