La sociedad, y en especial la industria, es un organismo en constante avance y evolución. Hay objetos o técnicas que usamos actualmente que hace 50 años nos habrían parecido impensables, y siempre se tiene la vista puesta en el futuro y en la mejora continua. Por ello, hoy queremos hablar de un tema distinto que muchas veces pasa desapercibido, como es el conocer el pasado a través de la datación de objetos. Si estás interesado en este tema, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la datación de materiales?

La datación es la acción de adjudicarle un espacio temporal determinado a algún acontecimiento, o en el caso de los materiales, a un objeto. Dicho de forma más sencilla, consiste en conocer de qué fecha es el objeto, o si unos objetos son más antiguos que otros.

Tipos de datación de materiales

Cuando queremos conocer la fecha de un determinado objeto, hay dos posibles formas de hacerlo: datación relativa y datación absoluta.

  • Datación relativa: este tipo de datación no es exacta y no puede dar una fecha concreta, aunque, sin embargo, es muy útil, al poder determinar qué objetos son más antiguos y cuáles más nuevos.

    El ejemplo más claro de este tipo de datación se da en los depósitos sedimentarios. En dichos depósitos, se van formando capas de tierra, siendo más antiguas conforme más abajo se sitúan. Dichas capas al verlas es difícil precisar de que fecha son, pero sirven perfectamente para datar relativamente.

  • Datación absoluta: este tipo de datación, al contrario que la datación absoluta, aporta una fecha exacta o cuasiexacta de la antigüedad de lo que se mide. La exactitud y precisión de la datación vendrá determinada por la técnica utilizada y por el material del objeto, pero suele dar la información necesaria para los objetos que se suelen estudiar.

Técnicas de datación de materiales

Como hemos comentado, existen dos tipos distintos de datación, pero vamos a enfocarnos en la datación absoluta, al ser la que mayor interés suele tener. Dentro de la datación absoluta, se distinguen las técnicas de datación dependiendo del tipo de material:

  • Técnicas para materiales orgánicos (con carbono): Para los materiales que contienen carbono, la técnica más extendida y la que mejores resultados suele dar es la del carbono 14 o datación por radiocarbono.Esta técnica se basa en medir la cantidad de isótopos radioactivos del carbono 14 que hay presentes en un objeto. Estos isótopos se generan constantemente en la atmósfera (CO2), y las plantas mediante la fotosíntesis lo absorben. Luego los animales, al ingerir plantas, absorben dichos isótopos. Por lo tanto, las plantas y los animales, hasta que mueren incorporan isótopos de carbono 14 y al morir este proceso cesa, bajando la concentración de isótopos lentamente de manera exponencial. Esta pérdida de isótopos es entorno a la mitad a los 5730 años, y llega a cantidades imposibles de medir después de 60.000 años.

    Adicionalmente, hay ciertos metales que contienen carbono en su composición. Dichos metales, en forma de aleaciones como el acero, también se pueden datar mediante esta técnica.

  • Técnicas para materiales cerámicos: Para los materiales cerámicos, al no contener normalmente carbono, no se puede usar el carbono 14 para datarlos. En estos casos se suele recurrir a la técnica de la termoluminiscencia.

    La termoluminiscencia como tal es la emisión de luz que se produce en ciertos materiales cristalinos al ser calentados. Para que se dé este fenómeno, el material previamente ha debido recibir radiación durante un cierto tiempo, para acumular la energía necesaria para posteriormente iluminarse. A su vez, el material también deber ser aislante o semiconductor.

    Materiales como la fluorita, el apatito, la calcita o el cuarzo cumplen con estos requisitos, por lo que por este método se puede conocer cuál fue la fecha en la que los materiales cerámicos fueron horneados y producidos.

  • Técnicas para materiales metálicos: Para estos materiales hay pocas técnicas disponibles y se está investigando activamente, ya que se basan en un determinado metal u óxido cada una.

    Para datar materiales metálicos, por tanto, se recurre a analizar los propios metales, aleaciones e impurezas presentes en las muestras, y comparar los porcentajes de su composición para poder determinar la fecha.

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros! 
Contacto
close-link