¿Qué es la Comunicación M2M?

Hoy os hablamos de un concepto nuevo relacionado con la Industria 4.0 que, en los últimos tiempos, está cobrando cada vez más importancia, al igual que el resto de las tecnologías de este campo. Se trata de la comunicación M2M o Machine to Machine.

El concepto machine to machine representa cualquier tecnología que permita que dos dispositivos intercambien información entre sí, es decir se comuniquen y envíen datos. La comunicación que se produce entre las máquinas o dispositivos es autónoma, es decir, no hace falta intervención humana para que se produzca este intercambio de datos.

La conectividad M2M está relacionada con el Internet of Things (IoT). Ambos forman parte del mismo concepto y se complementan. Gracias al IoT, un sistema de máquinas o dispositivos interrelacionados se pueden conectar de forma inalámbrica, e intercambiar y analizar datos de forma automática en la nube. En definitiva, el IoT se habilita integrando muchos dispositivos M2M y utilizando plataformas web en la nube para el procesamiento de todos esos datos.

¿Qué tipos de conectividad se utilizan en M2M?

Existen distintos tipos de conectividad entre máquinas, y es posible que ya conozcáis casi todos, os contamos los más utilizados. En primer lugar, tenemos el RFID, o identificación por radiofrecuencia. La limitación que presenta este tipo de conectividad es que, en general tiene un alcance máximo de 10 metros. Por otro lado, está el Bluetooth y la WiFi que también tienen un alcance limitado, de 10 a 20 metros en el caso del Bluetooth y de unos 50 metros en el caso del WiFi. Estos tipos de conectividad son de corto alcance si los comparamos con los siguientes. La conectividad mediante baja frecuencia tiene un alcance de hasta 1.000 Km y la red GSM (utilizando tarjetas SIM) o el satélite, tienen alcance mundial. Como podéis ver, existen muchas opciones distintas que permiten adaptarse a cada problema.

Algunas aplicaciones interesantes de M2M

Las aplicaciones y los campos en los que se puede aplicar y se utiliza la conectividad entre máquinas son muy amplias.

Por ejemplo, las máquinas de vending conectadas permiten al distribuidor conocer el estado de reposición de las mismas y avisar en los casos en los que algún producto se agote.

También es de gran utilidad en el área de la salud. La telemedicina es un concepto ya implementado en algunos sitios y que ha supuesto grandes mejoras en este campo. En los hospitales se automatizan procesos para mejorar la eficiencia y la seguridad, por ejemplo, utilizando dispositivos capaces de reaccionar más rápido que el ser humano. Si un paciente tiene una caída de las constantes vitales y está conectado a un dispositivo M2M, este puede, automáticamente, administrar oxígeno extra antes de que el personal del hospital llegue hasta él.

Así mismo, también se utiliza en la industria, permitiendo tener máquinas conectadas entre sí que se envían datos con los cuales pueden optimizar los procesos de forma automática, avisar cuando una máquina tiene una avería o incluso auto-repararse.
En general podemos establecer las siguientes aplicaciones industriales:

  • Mantenimientos automatizados
  • Procedimiento para petición de repuestos
  • Aviso de fin de proceso
  • Recolección de datos para su tratamiento por otro equipo
  • Control de stock inteligente
  • Implementación de sistemas just-in-time

Cada vez más empresas están empezando a utilizar este tipo de conectividad que mejora a nivel de eficacia y rendimiento y permite abordar grandes retos y desafíos de producción que hasta ahora eran impensables.