Los sistemas de visión artificial se utilizan en, prácticamente, todo tipo de industrias. Su versatilidad hace que estas aplicaciones de visión puedan aplicarse a sectores tan dispares como automoción o farmacia, entre otros, la utilicen en aras de mejorar la producción, mejorar la calidad de sus productos y, también, reducir costes.

Los sistemas de visión artificial actúan como la visión humana utilizando sensores para adquirir datos del mundo real. Posteriormente, se procesan y analizan para obtener los resultados deseados. De esta forma, se pueden desarrollar aplicaciones para control de calidad o seguridad, y para resolver problemas de identificación y clasificación entre otras muchas opciones.

Añadir visión artificial a un proceso, permite ver y aprender del mismo de forma automática, por lo que esta tecnología es un punto clave para la automatización y digitalización de procesos.

A continuación, os contamos 7 razones por las que incorporar sistemas de visión para la automatización y digitalización en una planta de producción.

 

1. Inspección del 100% de la producción mediante sistemas de visión artificial

En muchos casos, realizar la inspección manual del 100% de la producción resulta complicado. En otros casos, realizar la inspección de toda la producción consume un número muy elevado de recursos lo que incrementa los costes de producción. Los sistemas de visión artificial permiten realizar el control del 100% de la producción sin interferir en el proceso. Además, los sistemas se implantan adaptándose al proceso actual y realizan la inspección de los puntos clave.

Los sistemas de visión artificial son un gran aliado del control de calidad y aumentan tanto la calidad del producto final, como la efectividad del proceso.

2. Aumento de la eficiencia mediante sistemas de visión artificial

El aumento de la eficiencia se ve reflejado gracias a que la implantación e inspección de la producción mediante un sistema de visión artificial se realiza sin interferir en el proceso de producción.

Estos sistemas se adaptan tanto a la velocidad de la línea como a otras características del proceso y permiten realizar inspecciones con un coste mucho menor. Además, son capaces de trabajar al 100% de su capacidad durante toda la jornada de trabajo.

3. Reducción de defectos en producto terminado

El uso de sistemas de visión artificial provoca un aumento en la calidad final de los productos. Al poder realizar la inspección del 100% de la producción, los productos defectuosos se identifican antes de ser enviados a cliente.

Del mismo modo, esto elimina los costes generados por el envío y posterior gestión de estos productos defectuosos.

4. Aumento de la seguridad del consumidor

Algunas industrias como la farmacéutica o la alimenticia son muy sensibles a la calidad de sus productos.

En estos casos, los errores en producción puede acarrear consecuencias en la seguridad del usuario final. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con la industria automotriz. Gracias al sistema de visión, se pueden reducir los errores prácticamente por completo, lo que incrementará la seguridad en el producto final.

5. Producción y puestos de trabajo ergonómicos mediante sistemas de visión artificial

Los sistemas de visión artificial, combinados en ocasiones con otras tecnologías, como, por ejemplo, realidad aumentada o robótica colaborativa, hacen que los puestos de trabajo resulten más ergonómicos para los operadores que trabajan en ellos.

Los sistemas de visión permiten corroborar, por ejemplo, puntos de montaje manual y avisar al operario de que se está realizando correctamente en caso de que así sea, y lo mismo en el caso contrario. Esto unido a la proyección de información a través de un sistema de realidad aumentada hace que mejore el proceso de montaje y que sea más cómodo y sencillo para el operario. En este proyecto podéis ver un ejemplo de un sistema de RA con visión artificial.

6. Aportan flexibilidad

Los sistemas de visión artificial son flexibles, se adaptan a los cambios en la producción aprendiendo del proceso. Se pueden modificar los requisitos para que una muestra se identificada como OK o NOK, y también, el propio sistema, se pueden cambiar de un sitio a otro del proceso para utilizarse con otra finalidad.

Por otro lado, el diseño y desarrollo ad hoc de un sistema de visión puede adaptarse a las necesidades de cada proceso cumpliendo con todos los requisitos e integrándose tanto en el proceso productivo como en la red de la planta de producción. También son capaces de intercambiar información con otras máquinas del proceso favoreciendo la interconectividad.

7. Aportan mucha información sobre el proceso

Hoy en día la información es un bien muy preciado en todos los ámbitos. Captar y analizar la información de un proceso permite mejorarlo y establecer acciones para prevenir errores o detectarlos con antelación. Los sistemas de visión artificial obtienen y analizan información en forma de imágenes lo que permite tener registro visual de toda la producción, analizarlo y mejorar tanto el proceso como el producto final. También permiten identificar posibles mejoras del proceso: parámetros, materiales etc. que sin este análisis no sería posible.

Como habéis visto, la visión artificial aporta muchas ventajas. Ayuda en la mejora de calidad de los productos y aumenta la productividad. Los datos recopilados brindan la oportunidad de mejorar el proceso y reducir los errores. En cualquier caso, la visión artificial es un punto clave para la mejora en la automatización de procesos.

¿Quieres aplicar Visión Artificial en alguno de tus Proyectos? ¡Contacta con nosotros!

Posts relacionados:

Proyectos relacionados:

¿Necesitas ayuda?

¡Ponte en contacto con nosotros! 
Contacto
close-link